No al fútbol moderno en los play-off: Queremos fútbol de pueblo

Las promociones de ascenso en el fútbol nacional que movilizaban a clubs de toda la geografía española y, sobre todo, ilusionaban a aficiones de pequeños municipios que se asomaban a medios de comunicación estatales y a la propia web de la Federación han pasado a la historia esta temporada.

Se las han cargado con las sedes neutrales que más allá de criterios económicos han impedido esas tres eliminatorias a ida y vuelta para ascender a Segunda División B y Tercera (lo que es ahora Primera RFEF y Segunda RFEF).

Veinte equipos de esta categoría desplazados a la provincia de Alicante y otros 18 de Tercera RFEF a Madrid. Estos últimos a partido único tras superar en la mayoría de los casos dos eliminatorias en sede neutral elegida por la federación autonómica correspondiente dos fases contra equipos de su mismo grupo territorial.

Concentrar en Alicante a 20 equipos de Segunda RFEF ó 18 en Madrid no es lo mismo que un Linares Deportivo – CD Castellón con Linarejos o Castalia a reventar. O como me sucedió en su día cuando en un hotel de Jaén coincidió la expedición albinegra con el Almansa que jugaba en Martos.

Clubs de toda España se movilizaban de norte a sur o de este a oeste de España para ir superando eliminatorias y acercarse al sueño de jugar en una categoría superior. Qué se lo digan al Socuellamos, Peña Sport de Tafalla, Sestao, entre otros, que han vivido tardes épicas con «gente de pueblo» viviendo el fútbol de verdad.

Estadios llenos, partidos trepidantes, aficiones gritando al unísono, han sido reemplazados por una suerte de «maldita modernidad de la Final Four» en las comunidades autónomas para jugar una final en Madrid sin el calor de los seguidores que desde septiembre han vivido con intensidad las ligas de Segunda RFEF y Tercera RFEF.

Y lo que es peor es que la Federación Española, por ejemplo, en el caso de la promoción de Segunda RFEF a Primera RFEF, ha «adjudicado» a la Diputación de Alicante la organización de este sistema de ascenso durante las próximas temporadas.

Deberíamos en este caso conocer al detalle las ventajas que supone para los clubs de Tercera RFEF y Segunda RFEF este nuevo formato por parte del ente federativo para despejar nuestras propias dudas aunque prevaleciendo el interés de las aficiones defendemos el sistema de eliminatorias a ida y vuelta.

Este es el caso del At. Saguntino, los buenos aficionados al fútbol queremos vivir en nuestros estadios eliminatorias que seguro siempre recordaremos. La modernidad de los dos últimos años, como consecuencia colateral de la pandemia, estuvo bien por el contexto sanitario de entonces pero el fútbol sin desplazamiento de aficionados no es fútbol de verdad.

El covid-19 ya no es excusa y el fútbol semiprofesional en España no es la Champions con finales a cuatro.

Ya está bien de play offs modernos, de sorteos a la carta y hasta estadios elegidos de acuerdo con el interés del organizador. Así se cargan el fútbol de verdad.

Al menos, en Categoría Preferente, hay una primera eliminatoria a ida y vuelta, pero no estaría de más que se piensen en ese mismo doble partido en la ronda definitiva. Ganan los pueblos y los aficionados. Y eso, por ejemplo, con acierto de la Federación Valenciana de Fútbol, sus dirigentes lo saben con La Nostra Copa.

Víctor Mut. Director de Castellón Base

Dejar respuesta

Por favor introduce tus comentarios
Por favor, introduce tu nombre aqui